Pastillas para Adelgazar: ventajas e inconvenientes
Cosmética y Perfumes

Pastillas para Adelgazar: ventajas e inconvenientes

El número de personas con sobrepeso aumenta año tras año y se calcula que a nivel mundial unos 800 millones de ciudadanos ya tienen este problema y que unos 300 millones padecen de obesidad. Las cifras son tan altas que algunos expertos aseguran que, si esto continúa, la obesidad se convertirá en la nueva pandemia del siglo XXI. Por eso muchas personas tiran de lo que se conoce como «Pastillas para Adelgazar».

Han salido al mercado infinidad de tratamientos que significan una enorme contribución para poner freno a esta enfermedad. Pero no hay que caer en el error de pensar que que con sólo «una pastillita» se solucionará el problema. Hoy te cuento más sobre estas famosas pastillas.

Cuidado con las Pastillas para Adelgazar

Susana Monereo, miembro de la Junta Directiva de la Sociedad Española para el Estudio de la Obesidad (SEEDO), ha advertido en numerosas ocasiones de que adelgazar no es algo intrascendente, sino que se trata de un proceso metabólico complejo relacionado con la salud: “Bajar algunos kilos puede hacerse en casa con voluntad, reduciendo las grasas y los azúcares, siendo ordenado con la comida, no picando entre horas y haciendo ejercicio. Las pérdidas mayores deben ser tuteladas”.Pastillas para Adelgazar: ventajas e inconvenientes

Lo primero que debes tener claro es que las dietas milagro no existen. Pero las Pastillas para Adelgazar se han puesto de moda.

La toma de este tipo de fármacos tiene que ir acompañada obligatoriamente de un cambio en los hábitos de vida (dejar el sedentarismo, seguir una dieta ligera y equilibrada…).

Las Pastillas para Adelgazar están indicadas en personas con un índice de masa corporal superior a 30 o de más de 27 si viene acompañado de otros factores de riesgo como hipertensión, problemas de corazón o apnea del sueño.

Pero no están aconsejadas en caso de insuficiencia renal, glaucoma, hipertensión y enfermedades cardiovasculares y cerebrovasculares. Asimismo, el médico debe valorar su uso en caso de que el paciente tome fármacos que intervengan en el sistema nervioso central. Finalizado el tratamiento, con el tiempo puede recuperarse el peso.

Pueden producir dolor de cabeza, insomnio, estreñimiento, aumento de la presión arterial y de la frecuencia cardíaca.

Así que antes de decidirte a tomar este tipo de pastillas, te sugiero que primero te pongas en manos de un buen nutricionista.

Información recogida de la revista SABER VIVIR, nº 102.

¿Te ha gustado el articulo?

1 Comentario

  • Responder [H]arina un paraiso de repostería y panes frente a la Puerta de Alcalá

    […] de lugares para viajar o para degustar algún alimento o bebida. Las personas, incluyéndome yo, cada vez queremos comer más sano. Hartos de tantos “E”, y demás porquerías que nos meten las industrias alimentarias. […]

  • Deja un comentario