¿Qué hacer para evitar la Ansiedad por Comer? (1ª parte)
Tendencias

¿Qué hacer para evitar la Ansiedad por Comer? (1ª parte)

¿Cuantas veces habéis sufrido Ansiedad por Comer? Síndrome premenstrual, sinónimo de «me comería un trozo de chocolate ya», menstruación es igual a «quiero algo dulce…», nervios por no poder afrontar el estrés que acumulamos es pensar en COMIDA, COMIDA Y MÁS COMIDA…

La ansiedad por la comida, en nuestros días y por desgracia, es un problema muy habitual que nos puede llegar a causar muchos y graves desequilibrios.

Desde Fashionfanaticos te voy a dar unas pautas a seguir para evitar este transtorno tan común:

Cómo afrontar la Ansiedad por Comer ¿Qué hacer para evitar la Ansiedad por Comer? (1ª parte)

1. Averiguar el por qué de la ansiedad – El naturismo recomienda que hagamos un poco de detectives de nuestro propio cuerpo y que lleguemos al final de la investigación de qué es lo que nos está haciendo comer así.

La cuestión en concreto no está en encontrar algo que nos quite el hambre sino  el por qué de la necesidad de comer tanto.

Muy a menudo, la ansiedad por la comida es producida por factores como el estrés o el exceso de preocupaciones.

En este caso hemos de reflexionar si ese tema tiene solución y si no la tiene, ver que cambio de actitud podemos tomar nosotros.

2. Qué debemos y no debemos comer – Hay que reducir excitantes como el café, el té, el azúcar, el chocolate, que lu único que hacen es agravar el problema.

Tomar más líquidos como zumos de frutas naturales, infusiones de plantas relajantes como la Pasiflora, flor de Azahar, Valeriana, Manzanilla, Melisa y sobre todo mucho agua.

Antes de comer cualquier cosa tomar primero siempre uno o dos vasos de agua.

Aumentar la frecuencia de las comidas para evitar llegar al punto de alarma roja que es aquel en el qué la ansiedad por la comida es tal que empezamos a comer de forma compulsiva.

Así pues, hemos de desayunar, tomar algo a media mañana, almorzar a mediodía, merendar y cenar.

Los alimentos deben de ser preferentemente cocinados ya que los alimentos crudos, como las ensaladas, no son saciantes y al momento ya vuelves a comer.

Eso no quiere decir que hemos de suprimir las ensaladas y la fruta de nuestra dieta sino que mientras estemos ansiosos no deben de representar la mayor parte de nuestra comida.

Pero, si los tomas no olvides de aliñarlos preferiblemente con aceite ya que las grasas saludables (el aceite de oliva, los frutos secos…) son saciantes.

3. Mantener a raya los bajones de azúcar (glucosa) – Las personas que padecen ansiedad por la comida deberían de tomar un poco de proteína en cada comida ya que a menudo lo que hay detrás es una Hipoglucemia y esas subidas y bajadas de azúcar (glucosa) en la sangre son las responsables de los ataques de hambre.

Las proteínas las tenemos en el pescado, la carne, el queso, las legumbres, los frutos secos, el Seitan o gluten, el Tofu, los germinados, la levadura de cerveza, el alga espirulina.

Los oligoelementos Zinc junto al Níquel y el Cobalto o el mineral Cromo ayudan a calmar ese hambre voraz ya que equilibran los niveles de glucosa, si lo hacéis de este modo es mejor consultar con un especialista nuestro caso en particular.

Tomar media horita antes de cada comida dos comprimidos de alga Espirulina o de alguna fibra saciante como el Glucomanano también ayuda.

Fuente: en buenas manos

 

No hay Comentarios

Deja un comentario