Es la primera vez que soy embajadora de un producto gracias a Proxima a Ti, en concreto estoy probando las nuevas cápsulas de Ariel 3 en 1.

Siempre he pensado que estas personas que son probadoras de productos suelen agrandar mucho las cualidades de lo que les ha tocado, para seguir participando, porque a veces te plantean maravillas que cuando compras tú lo que sea, te quedas con cierto amargor, pero en este caso yo voy a ser muy sincera con mis opiniones.

Ariel 3 en 1, como su nombre indica, un todo en uno

Lo primero que me gustaría comentaros es lo que sentí cuando abrí la caja de Ariel 3 en 1, y es que aquel aroma me trasladó al lavadero de la casa de mis padres, cuando mi madre se pasaba las horas, lavando a mano, porque aquello de tener una lavadora en los años 70 era cosa de clase media-alta, y nosotros no estábamos para muchos estipendios…

Pues a lo que iba, lo que he sentido es aquel aroma que salía de los polvos que usaba mi madre para lavar la ropa, y que, a base de cepillo, manos y restregar, lograban unas prendas limpias y relucientes.

Ariel 3 en 1

Esta primera sensación como que se me pasó un poco al ver el minúsculo tamaño del producto, como veis en la imagen es considerablemente pequeño, y pensé, ¿que esto va a limpiar la ropa de mi hijo? ufff no sé ,no sé…

Pero bueno, para eso estaba allí, para probarlo y comprobar con mis propios ojos si es cierto o no lo que venden, es decir, un producto que en una sola cápsula contiene detergente concentrado, quitamanchas y abrillantador…

Soy mala pero mala, mala, resulta que la noche de antes, mi hijo se había manchado el pijama con ketchup, sabía que eso me iba a costar sangre y sudores eliminarlo, porque no hay cosa que cueste más, o por lo menos a mí, de quitar que una mancha de esas… No podía usar lejía porque el pijama es blanco con dibujos, y estos se desteñirían, y si destiño a las Tortugas Ninja, el peque no me lo perdona en la vida 😉

Así que me dispuse a probar el nuevo Ariel 3 en 1, y ¿sabéis qué pasó? Pues que sí, chicas, que funcionó, hombre el pijama todavía tiene un mínimo cerco rosa pastel casi imperceptible a simple vista, yo sabía que milagritos a Lourdes, pero ¡tela marinera! No pensé yo que iba a funcionar así de bien este producto, y qué os voy a decir del resto de la ropa. Salió muy limpia y con un aroma que me encanta. Por lo que sí merece la pena probar este producto y pagar un poco más por él.

Yo ya he repartido en el cole las muestras y los cupones, en este caso les ha tocado a las profesoras, a ver qué me cuentan, pero por lo menos yo he quedado contenta con el resultado.

Deja un comentario