El hotel Adlon de Berlín ha sido el escenario de una subasta de un folio de diez sellos con la imagen de la actriz Audrey Hepburn que su familia nunca permitió que fueran puestos en circulación porque en ellos se ve a la mítica artista, imagen de la más pura elegancia, fumando.

La subasta se realizó a beneficio de UNICEF casi diez años después de que los sellos se imprimieran y que no encontraran el beneplácito de los hijos de Audrey Hepburn.

EL sello muestra a Audrey Hepburn en su papel de Holly Golightly en «Desayuno con diamantes«, llevando un cigarrillo en la boca.

Su hijo, Sean Ferrer, criticó el sello porque el rostro de su madre estaba en sombras y porque no le parecía que el cigarrillo favoreciera la imagen de la actriz.

Pues mira que a mí no me gusta para nadar el hecho de fumar, pero tampoco veo tan grave poder ver a esta gran actriz con aquel look mujer fatal que en aquella época era tan sexy… Tampoco es cuestión de sacar las cosas de quicio…

El hijo de la actriz creyó que el sello que se le mostró en ese momento era sólo una prueba y reaccionó recientemente cuando se enteró de que ya había 14 millones de ejemplares impresos que los correos alemanes se vieron obligados a recoger y, en su mayoría, a destruir.

Sólo seis folios sobrevivieron, y por supuesto cuestan actualmente una fortunón…

El folio que salió a la venta en Berlín, curiosamente está en posesión del propio hijo de la actriz, con lo que no hay problemas legales con su venta. Lo que se recaude se destinará a la campaña de UNICEF «Escuelas para África» y a la Fundación Audrey Hepburn.

Y, además, si con su venta se puede ayudar a muchas niñas, que más se puede pedir…

Deja un comentario