Joni y Javi son dos jóvenes extremeños que están a punto de contraer matrimonio, pero su ilusión se ha visto ensombrecida por  los responsables del lugar donde iban a celebrar su banquete de bodas ya que al enterarse de que eran gays, han cancelado la reserva.

Esta pareja había invitado a su boda a más de 200 personas, y prácticamente daba por cerrada la organización del evento cuando se enteraron de esta desagradable noticia por boca de los responsables de la Bodega, que admitieron claramente que su principal accionista, Álvaro de Alvear, exigía la cancelación, dado que el hecho de que fuera entre dos hombres atentaba contra su moral personal.

Un conocido periódico local pidió explicaciones a Bodegas Santa Marina, limitándose la persona que les atendió a expresar que “lo mejor es que no entremos a valorar este asunto”.

Increible pero cierto, en la actualidad el colectivo gay sigue sientiendo en sus carnes la  discriminación en los que se pisotean los derechos de unas personas por la mera razón de su orientación sexual.

Actuable propone una firma en la que se exige a los responsables de Bodegas Santa Marina que se disculpen ante esta pareja de forma inmediata, que les ofrezcan la posibilidad, si así lo desean, de celebrar su enlace en las instalaciones de su Bodega y en todo caso, que eviten en el futuro cualquier tipo de discriminación hacia las personas homosexuales.

Estos casos son más frecuentes de lo que pensamos en nuestro país. Solo si todos mostramos de forma clara nuestra más absoluta repulsa a este tipo de reacciones podremos lograr la plena igualdad de todas las personas con independencia de su orientación sexual.

Fuente e imágenes: ACTUABLE

Deja un comentario