¿Quién habría dicho que algo tan masculino de manera histórica como la ropa militar saltaría a estar de moda? Algo vivimos en ese sentido a mediados de los noventa gracias al resurgimiento de una serie de pantalones de inspiración militar que servían tanto para mujeres como para hombres, aunque eran estos últimos los que más solían lucirlos, pero ahora parece que esta idea llega para quedarse según lo que hemos podido ver durante estos días en los desfiles de la Semana de la Moda de Nueva York que está teniendo lugar estos días en esa ciudad que nunca duerme y que tan bien sabe marcar las tendencias que después llevaremos en Europa.


Y es que, lo masculino y lo femenino cada vez tienen menos diferencias y parece que todo sirve a la hora de lucir moda. En colecciones como la de Ruffian, mostrada durante esta semana de la moda, hemos podido ver como la inspiración militar en forma de pantalones y estampados de clara inspiración guerrera, se une a prendas y tejidos mucho más femeninos como las sedas o los colores dorados y tierra algo más depurados que los puramente militares.

De este modo, lo femenino y lo masculino se funden con acierto una vez más.

Deja un comentario