¿ Te ha gustado el artículo ?

Si existe una fiesta que invite a la decoración de la mesa esa es precisamente Navidad. Una fecha experta en remover emociones y que nos incita a buscar ese aire mágico y acogedor que es indispensable en estas fechas. Así que hoy, te voy a dar unos cuantos consejos para que tu mesa de Navidad sea la envidia de amistades y familia.

Cómo vestir la mesa de Navidad

Lo primero que debes tener en cuenta es que para conseguir el efecto deseado, debes dedicarle buena parte de tu tiempo. Unos diez días antes debes tener a punto todo lo que vayas a utilizar para que no haya sorpresas de última hora.

El mantel es uno de los principales protagonistas de la mesa, normalmente suele ser blanco ( si es una cena)  o de colores lisos suaves (ideales para un almuerzo), nunca debe ser de colores chillones o dibujos exagerados.

Tradicionalmente, para Navidad se usan los colores, rojo, burdeos, blanco o verde inglés. Sin embargo, el blanco o el marfil son siempre una apuesta segura y muy elegante, y si nos ponemos a ser practic@s, son mucho más fáciles de eliminar las manchas que en los de color.

Si quieres que tu mantel luzca perfecto, recuerda pasarle la plancha y si te puedes hacer del muletón, mucho mejor porque así evitarás que la mesa se lleve algún golpe, o que se manche con las caídas de copas, etc, e incluso que el mantel resbale.

Algo muy significativo es que debes adaptar la mesa a los comensales y nunca los comensales a la mesa. Este es el centro neurálgico de la fiesta, así que debe resultar cómoda y adaptada al número y tamaño de los comensales. Algo fundamental es que debe existir una distancia de 50- 60 cm entre cada invitado y que no se te olvide el problema de las patas de la mesa!!

En estas fechas, la mesa se puede vestir de corto, sin mantel o de largo, pero si optas por las dos primeras opciones, piensa que la mesa debe ser de madera noble, en buen estado y bonita.

Eso sí, si me permitís una sugerencia, la mesa se considera más elegante con mantel.

Si has tenido la suerte de poder contar con algún objeto personal de herencia de familia , este es el momento adecuado de lucirlo, de este modo le consigues dar ese toque tan personal tuyo.

Diferencias entre la mesa del día 24 y la del día 25

La mesa de la Nochebuena, al ser por la noche, admite una decoración más creativa , y donde las velas no deberían de faltar. Estas han de ser de buena calidad, que no goteen, que no estén perfumadas y duren al menos lo mismo que la cena , para no tener que reponerlas . Se encenderán inmediatamente antes de sentarse los invitados, y evitar así cualquier tipo de accidente o molestia.

La luz eléctrica del comedor no debe molestar a los invitados, así que puedes usar luces indirectas y las velas nada más.

Ah, eso sí, la mujer debe vestir de largo.

La mesa del 25, por ser a mediodía, queda mejor con el mantel verde inglés o el rojo-burdeos. Esta mesa no admite velas y los adornos deben ser más sencillos, porque debe ser elegante pero no recargada.

La mujer vestirá de corto y de materiales menos ricos que en Nochebuena o fin de año.

Las servilletas serán siempre de tela y deben presentarse plegadas (nunca enroscada, ni apoyada o dentro de la copa). Lo habitual es que se coloque sobre el plato de presentación, aunque se puede colocar a un lado (da igual el lado) y siempre dobladas con sencillez en cuadrado, triángulo o rectangular.

La servilleta debe hacer juego con el mantel, lo que no quiere decir que sea exactamente igual, sino que vaya en consonancia con él.

Fuente: womenaldia

Imágenes: Artículos para Navidad

Deja un comentario