Emma Watson ha acompañado a toda una generación (la mía) a través de la infancia y adolescencia. Desde que fuera fichada para dar vida a la encantadora Hermione Granger, nuestros recuerdos se encuentran irremediablemente ligados a ella y a los otros dos protagonistas del fenómeno Harry Potter.

Ha sido en los dos últimos años cuando se ha convertido en un icono de estilo. Si en sus primeras apariciones en la alfombra roja sus indumentarias dejaban mucho que desear (pero mucho, mucho), en los últimos tiempos su gusto se ha refinado, y nos ha dejado auténticas joyas en materia de estilo. Y no solo en la alfombra roja, sino también fuera de ella. De hecho, desde que se cortara la melena, su corte a lo garçon le ha aportado un plus de modernidad y estilo.

Toda esta evolución no ha pasado desapercibida para las firmas de moda y cosmética. La hemos podido ver en las campañas publicitarias de Burberry, convirtiéndose en imagen y excelente embajadora de la marca británica.  Pues bien, ahora ha sido Lancôme quien ha querido incorporarla a sus filas.

Youcef Nabi, presidente de Lancôme Internacional, ha emitido un escueto comunicado oficial dando a conocer esta noticia: « Por su encanto, su romanticismo y su increíble modernidad, Emma Watson se ha convertido en el icono de toda una generación. Estamos muy contentos de iniciar esta colaboración con Emma que aporta un soplo de frescor a Lancôme ».

Emma es un buen fichaje y, desde luego, moderniza muchísimo la imagen de la firma. Ahora, nos toca esperar para poder disfrutar de la campaña publicitaria.

Deja un comentario