No hace ni una semana de su desaparición, todavía no nos podemos creer que la diva del Soul, Amy Winehouse, nos haya dejado, aunque fuese la «crónica de una muerte anunciada«…

Amy Winehouse no sólo ha sido un referente en el mundo de la música sino que también ha despuntado en la moda, con esas notas tan características de su look –el moño levantado, las cejas remarcadas, los tatuajes, el aspecto de dejadez– podrían parecer cualidades premeditadas si hubiesen salido de alguien como Lady Gaga. Sin embargo, en el caso de Winehouse formaban parte de su carácter y de su forma de ser…

Su look, con un toque rebelde años 50 bastante descuidado, la hacía aparecer como la nueva chica «pin up» del siglo XXI.

Su estilo era de épocas pasadas y se atrevía a combinar minifaldas con el mod inglés de los 60.

Nunca dejó de ser la hija rebelde de un taxista inglés…

La moda le avrió sus brazos como a una hija, aunque con un arma de doble filo…Uno de los primeros fue Karl Lagerfeld, quien en su desfile pre-fall 2008 para Chanel «calcó» su peinado excesivo y Guess copió su look, un mix inquietante entre sexy y destructivo.

Dior Addict, reprodujo en Kate Moss el célebre trazo de eyeliner, más sutil, que la cantante convirtiera en una de sus señas de identidad.

Incluso Winehouse «diseñó» una minicolección para la firma inglesa Fred Perry, que os presentamos en exclusiva en Fashionfanaticos.

Pero fue su moño imposible el principal icono que hoy ha pasado a la historia de la moda, en clara contraposición con sus fieles bailarinas auténticas de ballet…

Con todo, su leyenda está asegurada: con sólo dos discos en el mercado ya se convirtió en una estrella mundial. Fue, es y será un mito.

Fuente: la razón

1 comentario

  1. […] ha habido famosas que han apostado por este peinado con tanto volumen, como fue el caso de Amy Winehouse, que lo convirtió en su sello de identidad. Como dato curioso te cuento que Heldt siempre les […]

    Pingback by Regresa el Cabello Recogido, Beehive on junio 14, 2021 at 3:35 am

Deja un comentario