Todo un ejemplo de peloteo el que vi por parte del presentador de El Hormiguero, Pablo Motos, a una mujer que es una gran triunfadora y no por méritos propios, me refiero a Isabel Preysler.

Isabel Preysler visita en su visita a El Hormiguero

Hace días que llevo pensando en si debo contar mi opinión sobre la visita de Isabel Preysler al programa de Antena 3, El Hormiguero, que confieso no perderme ni una sola noche, me gusta este tipo de programas que aúnan ciencia, entrevistas, magia, etc, pero he creído conveniente hablar del tema porque me parece vergonzoso que una mujer que tiene como mucho una talla 32 (y eso que la tele engorda) pueda ser considerada ejemplo de belleza, de sofisticación, etc…

Isabel Preysler, de la nada a lo más alto

La visita de Isabel Preysler a El Hormiguero de la semana pasada era esperada con mucha expectación por millones de personas, por mí también, debo confesarlo, llevo años oyendo hablar de su saber estar, de su belleza «natural», de su cultura, de su don de gentes y un sinfín de atributos más y la verdad es que me sentí de lo más decepcionada…

Isabel Preysler visita en su visita a El Hormiguero

He visto a estrellas de todo el mundo asistir al programa de Pablo Motos mostrando ser humildes ante todo, este es el caso de Will Smith, de Harrison Ford, Hugh Jackman, Antonio Banderas, Laura Pausini, Belén Rueda, Blanca Suárez,  entre otros muchos, y nunca me había llevado tal decepción, incluso con la entrevista a Nicole Kidman que parecía una muñequita de porcelana…

Nunca he visto que ningún famoso, tanto internacional como nacional, haya exigido el cambio de lugar para potenciar su lado bueno, cosa que me chocó bastante, por ejemplo el cantante Raphael o la la presentadora María Teresa Campos tienen obsesión con eso y cuando estuvieron en el programa se acoplaron y punto…

Pero lo mejor de todo es la forma de hablar de Isabel Preysler, esa supuesta cultura que tiene y ese saber estar… Se encontraba tan incómoda que parecía que en cualquier momento iba a salir corriendo, intentaba no perder la compostura, pero era algo poco natural… Y a la pregunta de Pablo de «Qué tienen de bueno las cremas que has creado» ella no supo responder en cuanto a la composición, eso sí me quedó muy claro que el aroma era de peonías…

Y lo de que los viernes sus amigas y ellas se atiborran a comer, solo faltaba que dijera luego, y posteriormente vomitamos… Lo siento pero es que es increíble que una mujer que está esquelética presuma de pegarse esos atracones porque los suyo es algo natural, hereditario, porque su mamá también es delgada…

O sea te pasas toda la semana comiendo pasteles según tú, el fin de semana te pones hasta arriba de comida basura y con un poco de ejercicio y tus pastillistas naturales lo quemas todo… No puedo con esa hipocresía y con el daño que esas palabras pueden hacer a chicas con trastornos alimenticios….

Y lo del batido mañanero… Eso ya es harina de otro costal… Me pongo hasta el culo de comida basura, ummmm me encantan los perritos, las hamburguesas, los pasteles ( pero no uso azúcar, solo estevia, por favor!) pero por la mañana me tomo un batido de verduras y fruta que me pone las pilas… ¡Anda ya!!!

Pero no penséis que Pablo estab libre de preguntarle a la diva lo que quisiera, a parte del cambio de silla, Isabel Preysler vetó preguntas que pudieran desmontar su mito de súper divina, tan duramente labrado a base de bodas millonarias. Pablo Motos le cambió a Preysler la silla para que mostrara su mejor lado y no pudo parlamentar sobre el pasado de la reina de corazones, y ni hablar de su hermano, que estuvo preso, y a cuyo entierro no asistió…

No voy a entrar en como la encontré, porque a parte de saber que está recauchutada de todas partes, considero que ya tiene cierta edad y con el tiempo todo cae… Pero que me decepcionó su fingido saber estar y su «buena salud alimentaria», sí es cierto…

Deja un comentario