El mes pasado ya analizamos la portada con la que Emmanuelle Alt daba el pistoletazo de salida a la etapa post-Carine. Su primera portada no fue un éxito ni mucho menos: las críticas no se hicieron esperar, alegando que nada nuevo se estaba ofreciendo y que incluso se perdía un poco el punto de provocación que había caracterizado a la cabecera durante los últimos años.

Sin embargo, muchos alegaban que se necesitaba un poco de tiempo para poder analizar el trabajo de Alt. Pues aquí va la segunda portada que la francesa ha elegido y las críticas han vuelto a ser feroces. Para Mayo de 2011 el equipo de Vogue París ha preparado una portada en color rojo con Kate Moss como protagonista en una fotografía de Mert and Marcus. Manos masculinas intentan quitarle a la modelo una brillante chaqueta azul marino ribeteada en blanco.

Personalmente, la portada no me apasiona. La veo demasiado anodina. Sin embargo, debo confesar que me encanta la editorial que los fotógrafos han creado para este número. En este caso, las fotografías sí me parecen originales y provocativas, siguiendo un poco la línea Roitfeld.

¿Qué os parece a vosotras? ¿Soy críticas o admiradoras del trabajo de Emmanuelle Alt?

Deja un comentario