Scarlett Johansson es una de las actrices más atractivas del panorama hollywoodiense, y puede presumir de de haber lucido un buen surtido de diferentes looks y todos han marcado tendencia.

La actriz es capaz de pasar del rubio platino de su melena al negro azabache sin pensarlo dos veces, e incluso se ha atrevido con el pelirrojo, tanto con melena larga como corta. Pero, desde que se convirtió en mamá, la imagen de sex symbol que siempre mantenía ha pasado a un segundo plano y ahora Scarlett Johansson es más comedida en sus estilismos.

Los looks de Scarlett Johansson han variado desde su maternidad

Desde que se convirtiera en madre, Scarlett Johansson ha dejado a un lado su imagen de chica 10 y apuesta por estilismos más sencillos, ya no hay imágenes incendiarias en las alfombras rojas a las que acudía la actriz donde era capaz de dejar a todo el mundo con la boca abierta.

Sigue siendo igual de guapa, igual de sexy, aunque no lo pretenda, pero ya no lo hace a propósito…Scarlett Johansson, su evolución física con el paso de los años

La actriz, que está felizmente casada con el publicista Romain Dauriac, y que tiene una hija, Rose Dorothy, ha ido experimentando cambios tanto en su vida personal como profesional, cosa que ha influido en sus estilismos. La transformación física de la actriz ha sido bastante espectacular, ya que Scarlett ha optado por tomarse un tiempo para cuidar a su hija y disfrutar más de su marido. Ya no lleva la frenética vida de antes y sus asistencias públicas son bastante contadas.

Scarlett Johansson se convirtió en un icono erótico para muchísimas personas, tuvo trabajo con directores muy conocidos como Woody Allen ( en el año 2007), también tuvo diferentes relaciones amorosas, la más conocida fue la que tuvo con el también actor Ryan Reynolds, el cual se terminó convirtiendo en su primer marido en el año 2011.

Ya nada tiene que ver la vida que lleva en la actualidad la actriz con la de antaño, en la actualidad Scarlett se ha «bajado» de la fama de ser toda una sex symbol y ha sabido racionar su ritmo de trabajo, eso sí, ha sabido explorar otros terrenos laborales con mucho acierto.

La actriz debutó en la gran pantalla de la mano que de un actorazo, Robert Redforf, aunque su gran oportunidad le llegó con el film «Lost in Traslation», en el que demostró ese sexappeal que la convirtió en toda una estrella del celuloide internacional. Desde ese momento comenzó una carrera imparable y encabezó la lista de las más sexys de un sinfín de revistas. Todavía se le resiste la nominación al Oscar pero digo yo que todavía tiene tiempo ¿verdad Leonardo?

 

Deja un comentario