El cine y la moda siempre han sido primos hermanos, y es que el séptimo arte nos ha regalado algunos vestidos que son casi joyas de arte. Tanto en películas más clásicas como en films más modernos, algunos de los looks de las protagonistas han sido perfectos e imitados hasta la saciedad.

El diario británico Daily Mail ha creado una lista sobre los 10 mejores vestidos de la historia del cine. Algunos de ellos son viejos conocidos para nosotras, otros sorprenden, pero desde luego, todos son increibles.

En el número 10 encontramos un diseño que, en su momento, fue objeto de debate: el vestido de novia de Carrie Bradshaw en la primera película de Sexo en Nueva York. Es un modelo muy extravangante diseñado por Vivienne Westwood.

En el noveno puesto encontramos una pieza original: el espectacular corsé que Nicole Kidman lució en Moulin Rouge.

El siguiente puesto es para un look extraño. En la película «Hace un millón de años», Raquel Welch lució un look que bien podría ser un predecesor de los actuales triquinis.

El séptimo lugar de la lista es para el look 100% rockero de Olivia Newton-John en Grease.

Un vestido tan increíble como el que lució Audrey Hepburn en My Fair Lady no podía dejar de estar presente en este ránking. Ocupa el sexto puesto.

El número cinco es para el vestido amarillo que Kate Hudson lució en la comedia «Como perder a un chico en 10 días».

El cuarto puesto lo ocupa el mítico bikini blanco que Ursula Andrews lució para la película de James Bond «Dr. No».

El bronce es para Marilyn Monroe y el increíble y vaporoso vestido blanco que se enfundó para una escena de «La tentación vive arriba».

La plata es para un diseño increíble. Quizá sea el color verde, o el tejido, o el minimalismo que el diseño irradia, pero lo cierto es que Keira Knightley estaba preciosa con el vestido que lució en la muy recomendable «Expiación».

Y, finalmente, el primer puesto. El oro no podía ser para otro. El vestido negro que Givenchy creó para una de las mejores películas de la historia del cine, «Breakfast at Tifanny’s», se ha convertido en una pieza icónica.

Deja un comentario